Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 
 
Hay una técnica para cantar rock y hacer growling sin dolor.
La hay y no es magia
 
 
El canto es la expresión musical más antigua, pero hay dos variaciones todavía un poco más viejas: el llanto y el grito. En cada ser humano, en cada época, se repite la historia de la música en pequeña escala. Y en cada ser humano se aplica, también, el mandato social que dictamina qué es música, qué no lo es, qué es cantar y cuándo algo es canto o solamente ruido. Las escuelas de música reproducen ese esquema por lo que no es raro que expresiones musicales celebradas por millones, como el rock, no formen parte de sus programas y tampoco es raro que las/los docentes no conozcan demasiado de que se trata. ¿Mandarías tu auto a arreglar a la peluquería?

 

No, entonces ¿Porque estudiar con alguien que considera a Julie Andrews la expresión máxima del canto o que le molesta la música que vos escuchas y que se espanta con el growling de Mikael Åkerfeldt? Para aclarar las cosas: Nadie puede hacer más por vos que vos mismo. Pero hay un camino que algunos recorrieron solos, un conjunto de hechos que pueden reproducirse, experimentados por gente que recorrió escenarios reales, grabó discos reales, tocó con bateristas y guitarristas a mucho volumen y cantó sin monitores. Si querés transitar ese camino sin perderte, ni romperte, y querés que te acompañe alguien que ya lo haya hecho, contá conmigo.
 
   
 
Nuevos Productos Noticias Suscribite!
Tenemos material para compartir
con vos en nuestra tienda online.
Te contamos lo que sabemos de nuevos recitales, bandas y discos. Si querés que estemos en contacto cada vez que tenemos algo nuevo para contarte.
 
marianabianchini